Virtualización, ¿a favor o en contra?

¡Hola a todos!
Estamos aqui de nuevo, esta vez para hablar de un tema candente en el mundo de la informática.

Virtualización, ¿si o no?

Lo primero que tenemos que hacer es saber en qué consiste la virtualización, y para ello vamos a recurrir a nuestra fiel amiga WIKIPEDIA.

En Informática, la virtualización es la creación a través de software de una versión virtual de algún recurso tecnológico, como puede ser una plataforma de hardware, un sistema operativo, un dispositivo de almacenamiento o cualquier otro recurso de red.

En definitiva, la virtualización consiste en crear un recurso de forma virtual (valga la redundancia), es decir, que no tiene un hardware sobre el que está construido.
Aunque esto no es del todo cierto, puesto que toda virtualización requiere de un hardware.

¿Entonces qué quieres decir?

Fácil.
Como todos sabemos, un sistema operativo requiere un hardware (una torre, una cpu, un monitor, un teclado, un ratón, una memoria RAM…). Con la virtualización conseguimos encapsular tantos sistemas operativos (o recursos, como pasaría con los contenedores Docker) como queramos en un solo hardware.
Es decir, dentro de un mismo ordenador podríamos tener 5 sistemas operativos (o más, si asi quisieramos) de distinta índole.

Por ejemplo, en un equipo de casa común se podría tener un sistema operativo anfitrión Windows 10 (el principal del pc) y 3 máquinas virtuales con Windows, Debian y Ubuntu. La única restricción que tenemos a la hora de crear máquinas virtuales es la que nuestros recursos de hardware nos permita.

Distintos tipos de “virtualizadores”

Lo que acabamos de denominar de mala forma como virtualizador, en realidad es conocido como hypervisor. ¿Qué es un hypervisor? El encargado de construir esas maquinas virtuales y ofrecerle los recursos necesarios.

Llegados a este punto tenemos que diferenciar entre dos tipos de hypervisor: hypervisor tipo 1 e hypervisor tipo 2.

Hypervisor tipo 1

Son también conocidos como baremetal. Estos hypervisores tienen acceso directo al hardware de la máquina, ofreciendo mayor rendimiento y escalabilidad.
Las máquinas virtuales son independientes entre sí y con el sistema operativo “host” o anfitrión, de tal forma que un ataque a una máquina virtual o un fallo en una de ellas no afectará al buen funcionamiento del resto.
Este hypervisor está más enfocado al mundo de IT.
Entre ellos se encuentran: Hyper-V, vmWare ESXi, Citrix Hypervisor, Proxmox…

Hypervisor tipo 2

Estos hypervisores se ejecutan sobre el sistema operativo anfitrión. Es decir, se trata de un programa instalado sobre el sistema operativo, como sería el caso de VirtualBox.
Estos hypervisores tienen menor estabilidad en relación a los de tipo 1.
Dentro de este tipo se encuentran: VirtualBox, vmWare Workstation…

Entonces, ¿cuales son las ventajas?

Virtualizar tiene una serie de ventajas, y estas son algunas de ellas:

  • Alta disponibilidad. Puedes asegurar que tus VM sigan funcionando en caso de cualquier problema, mediante un clúster.
  • Si tienes algún problema con alguna máquina, puedes reiniciarla sin afectar al resto de máquinas en producción.
  • Mayor facilidad de backups.
  • Ahorro energético y eficiencia energética.
  • Reduccion de costes. Puedes tener más sistemas en un solo hardware.
  • Ahorro de espacio en el CPD (centro de procesamiento de datos)
  • Clonación y migración en caliente de las VM.

Estas son las ventajas que tiene virtualizar servidores. Si estás interesado en probar otro sistema operativo o escritorio, te recomendamos que utilices un hypervisor de tipo 2, ya que el tipo 1 está enfocado hacia el mundo IT, sobretodo por su alta disponibilidad.

Es decir, si estás con Windows 10 y necesitas correr una aplicación que solo funcionaba con XP, puedes virtualizar este segundo sistema operativo con VirtualBox (por ejemplo). O, si por el contrario, quieres probar alguna distribución Linux, este sería tu hypervisor recomendado.

Y nada, hasta aquí el post de hoy. Más adelante escribiré entradas sobre configuración de hypervisores como Hyper-V o Proxmox.

Espero que os haya servido para decidiros a virtualizar vuestra infraestructura y dar un paso hacia adelante, reduciendo costes.

Y recordad: si necesitáis a un profesional que os ayude con la virtualización de vuestra infraestructura, no dudéis en contactar con nosotros. En ITOS informática estaremos encantados de ayudarte.

Virtualización, ¿a favor o en contra?
Scroll hacia arriba